Antífonas de Adviento

Antífonas de Adviento

Las antífonas de Adviento, también conocidas como antífonas mayores, o antífonas O (por la letra con la que comienzan) son antífonas utilizadas en la Liturgia de las Horas, durante las vísperas de los últimos días de Adviento, y forman el verso del Aleluya recitado antes del Evangelio en la Misa de los días de semana entre el 17 y el 23 de diciembre. Cada antífona es uno de los nombres de Cristo, uno de sus atributos mencionados en las Escrituras. Son:

17 de diciembre: O Sapientia (O Sabiduría)
18 de diciembre: O Adonai (O Adonai)
19 de diciembre: O Radix Jesse (O Raíz de Jesé)
20 de diciembre: O Clavis David (O Llave de David)
21 de diciembre: O Oriens (O Amanecer)
22 de diciembre: O Rex Gentium (O Rey de las naciones)
23 de diciembre: O Emmanuel (O Emmanuel)

Se desconoce su origen exacto, pero su uso en los monasterios era frecuente y podemos concluir que de alguna manera las antífonas de Adviento han sido parte de la tradición litúrgica desde los primeros tiempos de la Iglesia.

Las primeras letras de los títulos leídas en sentido inverso forman el acróstico latino «Ero Cras», que significa «Mañana, yo vendré», y reflejan el tema de las antífonas. Así Jesús, para cuya venida se han preparado los cristianos durante el Adviento y a quien se dirigen con estos siete títulos mesiánicos, les habla ahora: Mañana vendré. De este modo, las antífonas de Adviento no sólo infunden intensidad a la preparación del Adviento, sino que lo conducen hacia su alegre fin.