Beato Otto Neururer (1882-1940)

Beato Otto Neururer (1882-1940)

Uno de los que murieron en los campos de concentración nazi fue un humilde sacerdote que amaba a su Dios, su fe y su prójimo. Otto Neururer nació en el Tirol, Austria, en 1881. Frágil y algo tímido, a temprana edad comenzó a sufrir de depresión. Sin embargo, con su inteligencia privilegiada reconoció su vocación al sacerdocio. Aunque deseaba ser jesuita, su frágil salud se lo impidió. Llegó, no obstante, a ordenarse sacerdote en 1907.

En 1938, siendo párroco de San Pedro y San Pablo en Innsbruck, aconsejó a una joven no casarse con cierto hombre divorciado, mujeriego y estafador. Este tenía nexos con los nazis y reportó al sacerdote, que fue enviado al campo de concentración de Dachau por “calumnia en detrimento del matrimonio alemán”. En Dachau fue torturado rutinariamente.

Al año siguiente lo transfirieron a Buchenwald, campo que estaba bajo el mando de Martin Sommer, conocido como “el verdugo de Buchenwald”. Allí otro prisionero le pidió que lo bautizara. El P. Otto sospechó que se trataba de una trampa; pero no podía negarse por si acaso no lo fuera. Sus sospechas resultaron ciertas. El comandante ordenó que lo llevaran al “bloque de castigo” donde lo colgó de cabeza. El sacerdote se mantuvo con vida durante 34 horas, y se le podía escuchar murmurando sus oraciones. El P. Otto murió el 30 de mayo de 1940, el primero de más de 2,600 sacerdotes católicos asesinados por los nazis por odio a la fe.

El P. Otto Neururer fue beatificado por San Juan Pablo II en 1996. Que él interceda por nosotros.