Breve Historia de la Señal de la Cruz

Breve Historia de la Señal de la Cruz


Para el siglo 9, los cristianos de oriente ya hacían la señal grande mostrando el pulgar y los dos dedos unidos como símbolo de la Trinidad, y con el anular y el meñique tocando la palma de la mano, como símbolo de las dos naturalezas en Cristo, y tocándose primero el hombro derecho y luego el izquierdo, como decretó el emperador León IV.

En Occidente no es tan claro como se adoptó la señal grande. Aparentemente para el siglo 9 ya los cristianos de Occidente habían comenzado a imitar la práctica Oriental de marcarse con este signo, pero cruzando la mano de izquierda a derecha a diferencia de Oriente, aunque no se indicaba ninguna preferencia al respecto.

Es en un documento tardío del siglo 15 en el que se empieza a enseñar el ir del hombro izquierdo al derecho, explicando que el movimiento de la frente al pecho significaba que Cristo bajó del cielo a la tierra en su Encarnación, y el ir del hombro izquierdo al derecho indicaba que después de su muerte Cristo descendió a los infiernos y subió al cielo, donde está sentado a la derecha del Padre.

Para finales de la Edad Media, la mayoría de los cristianos de Occidente hacían la señal de la cruz como lo hacemos hoy, acompañada de diferentes invocaciones, por ejemplo “En el nombre de Jesús” y también “En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”, fórmula común que usamos hoy día.

No importa cómo lo hagamos, todos los que hacen este signo con fe se abren a la acción del Señor.

Adaptado de The Sign of the Cross por Bert Ghezzi
© 2021 by Word on Fire Catholic Ministries, Park Ridge, IL