Breve Historia de la Señal de la Cruz

Breve Historia de la Señal de la Cruz

Al ver a algún deportista hacer la señal de la cruz, ¿se ha preguntado de dónde nos viene? Aunque no hay evidencia directa, parece ser claro que este santo gesto tiene sus raíces en los tiempos apostólicos. Los cristianos primitivos probablemente aprendieron a hacer la señal de la cruz en el Bautismo, cuando el celebrante los marcaba con ella para recibirlos en nombre de Cristo. San Pablo recordaba a los Efesios que habían recibido esta señal en el Bautismo: “ustedes…fueron marcados con el sello del Espíritu Santo prometido” (Ef 1,13). De manera que la señal de la cruz tuvo su origen en tiempos cercanos al mismo Cristo.

Los primeros cristianos usaban el pulgar o el índice para trazar una crucecita en su frente, asociando la práctica a las referencias que aparecen en Ezequiel 9,7 y en el Apocalipsis 7,3; 9,4 y 14,1; todos los cuales describen a los creyentes que portan en la frente el sello de Dios. Orígenes, teólogo del siglo tercero, hizo referencia a esto, diciendo que “los fieles hacen esta señal cuando llevan a cabo cualquier actividad, especialmente antes de la oración o de la lectura de la Sagrada Escritura”.

Ya para el siglo tercero, los cristianos con frecuencia trazaban la cruz no solo en la frente, sino también en los labios y el pecho, tal como hacemos hoy día antes del anuncio del Evangelio en la misa. Igualmente trazaban la señal de la cruz en el aire como bendición sobre personas o cosas. El uso de la señal de la cruz como bendición puede haber sido el inicio de la señal grande que usamos hoy, pero esta práctica no se hizo común hasta más adelante.

(Continuará)
Adaptado de The Sign of the Cross por Bert Ghezzi
© 2021 by Word on Fire Catholic Ministries, Park Ridge, IL