EN CONMEMORACIÓN MÍA

EN CONMEMORACIÓN MÍA

“Hagan esto en conmemoración mía. No podríamos imaginarnos un mandato más provechoso, más dulce, más saludable, más amable, más parecido a la vida eterna”.

San Alberto Magno

En su Primera Carta a los Corintios, alrededor del año 50 dC, san Pablo describe la forma tradicional de la Eucaristía. Escrita alrededor de unos veinte años después de la muerte y resurrección de Jesús, los estudiosos creen que esta es la narración más antigua de la Eucaristía. Pablo dice: “Porque yo recibí del Señor lo mismo que les he trasmitido: que el Señor Jesús, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan en sus manos, y pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo: “Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía” Lo mismo hizo con el cáliz después de cenar, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza que se sella con mi sangre. Hagan esto en memoria mía siempre que beban de él” (1 Cor 11,23-25). Enseña así la manera en que ha de celebrarse esta conmemoración y anima a los cristianos a conservar esta tradición. Nuestro Señor nos manda, “hagan esto…”. No somos nosotros los que nos hemos inventado esta conmemoración, sino que la recibimos del mismo Cristo, a través de los apóstoles, a lo largo de los siglos, hasta el día de hoy.

Señor Jesús, que nos enseñaste a ofrecer pan y vino, y nos mandaste hacerlo en conmemoración tuya, haz que seamos siempre fieles a tu mandato y que transmitamos a nuestros hijos lo que nosotros mismos hemos recibido. Amén.

Fr. Patrick Mary Briscoe, OP, Eucharist
© 2022 by Our Sunday Visitor (con permiso)