Blog

Feliz Día del Padre

Feliz Día del Padre

¡Feliz Día del Padre a todos nuestros padres y abuelos! Que el Señor los llene de bendiciones este día y siempre. Se impartirá una bendición especial a todos los padres este día.
Read More

Los Beatos

BEATO VÍCTOR CHUMILLAS FERNÁNDEZ (1902-1936) — Víctor decidió ingresar como franciscano después de leer la historia de los mártires de Japón. Entró a la Orden de Frailes Menores en 1917 y profesó al año siguiente, siendo ordenado sacerdote en 1925. Fue profesor y rector en varios seminarios franciscanos, y fue nombrado Guardián (o superior) del convento de Consuegra en Madrid, donde ocuparía otros cargos, en 1931. Predicador y catequista notable, fue también director del coro, organista y poeta, además de atender a los terciarios franciscanos y a las monjas clarisas. Expulsado del convento junto con otros frailes al comienzo de la Guerra Civil Española, todos fueron arrestados al poco tiempo y asesinados, él y 19 frailes más, el 16 de agosto de 1936. Fueron beatificados junto con otros 498 mártires españoles en 2007.
Read More

HABLAN LOS PAPAS

JUAN PABLO I Y LA ESPERANZA

La esperanza es obligatoria para todo cristiano; pero no por ello es fea o dura. Más aún, quien la vive, viaja en un clima de confianza y abandono, pudiendo decir con el salmista: “Señor, tú eres mi roca, mi escudo, mi fortaleza, mi refugio, mi lámpara, mi pastor, mi salvación. Aunque se enfrentara a mí todo un ejército, no temerá mi corazón; y si se levanta contra mí una batalla, aun entonces estaré confiado”. Diréis quizá: ¿No es exageradamente entusiasta este salmista? ¿Es posible que a él le hayan salido siempre bien todas las cosas? No, no le salieron bien siempre. Diréis todavía: ¿Cómo puede suceder esto? Sucede, porque nos agarra-mos a tres verdades: Dios es omnipotente, Dios me ama inmensamente, Dios es fiel a las promesas. Y es Él, el Dios de la misericordia, quien enciende en mí la confianza; gracias a Él no me siento solo, ni inútil, ni abandonado, sino compro-metido en un destino de salvación, que desembocará un día en el Paraíso.
Read More

Tres consejos para hacer la Señal de la Cruz

Esta antigua devoción que comenzó con los cristianos de los primeros tiempos, continúa hasta nuestros días. Y con todo, es relativamente fácil perder de vista cuál es su propósito y hacer la señal de la cruz descuidadamente, sin que sea una verdadera oración. Hágala devotamente, con frecuencia, abiertamente. 1. Devotamente: ¿Cuántos hacemos la señal de la cruz a toda prisa y sin pensarlo? Trate de hacerlo un poco más despacio, con más decisión, recordando el sacrificio de Jesús en la cruz. 2. Frecuentemente: La señal de la cruz debe ser parte de nuestra rutina diaria, no solo cuando oramos, sino durante nuestros deberes diarios. Con esto santificamos cada momento del día y lo ofrecemos a Dios. 3. Abiertamente: Con esta señal proclamamos que somos cristianos y que nos avergonzamos de la Cruz y de las humillaciones sufridas por nuestro Dios y Salvador crucificado. Hacer la señal de la cruz puede llamar la atención y por eso dudamos de hacerla, especialmente en público. Seamos valientes en profesar nuestra fe cristiana dondequiera que estemos.
Read More

Ese don de Dios: la Misa

Todas las buenas obras reunidas no pueden ser equivalente al santo Sacrificio de la Misa, porque estas son las obras de los hombres, y la Misa es la obra de Dios. El martirio, que es el sacrificio que el hombre hace a Dios de su vida, tampoco puede compararse en nada a la Misa, que es el Sacrificio que Dios hace al hombre de su Cuerpo y de su Sangre. Al emitir su voz el sacerdote, nuestro Señor desciende del cielo y se encierra en una pequeña hostia. Dios fija su mirada sobre el altar. He aquí, exclama, mi Hijo amado en quien me complazco. A los méritos de la ofrenda de esta Víctima no puede rehusar nada. ¡Qué bello es esto! Después de la consagración ¡el buen Dios está allí como en el cielo! Si el hombre conociera bien ese misterio, moriría de amor. Dios se muestra comprensivo a causa de nuestra debilidad. Si tuviéramos fe, si comprendiéramos el precio del santo Sacrificio ¡tendríamos más celo al asistir! San Juan María Vianney, el Cura de Ars Pensamientos Escogidos
Read More