Scroll Top

Domingo 33º del Tiempo Ordinario (Ciclo A)

CINCO TALENTOS ME DEJASTE. AQUÍ TIENES OTROS CINCO (MT 25,20).

La providencia de Dios nos ha concedido leer esta parábola en el domingo en que nuestra parroquia conmemora a nuestro patrono, san Hugo de Lincoln. Primero como monje y luego como obispo, nuestro santo patrono ciertamente devolvió a Dios con creces los talentos que Él le había confiado.

Llamado a establecer la Cartuja en Inglaterra, san Hugo podía haber permanecido como un simple monje, vocación a la que se sentía llamado. Y sin embargo, comprendiendo las necesidades del pueblo y los talentos que el Señor le había concedido, se convirtió en pastor, maestro, constructor, todo para la gloria de Dios.

Nosotros también hemos recibido talentos que debemos usar para servir y para la gloria de Dios. Si todavía no han encontrado los suyos, pidamos la intercesión de san Hugo para descubrirlos y usarlos al máximo. Que todos pongamos nuestros talentos al servicio de Dios, para que cuando Él nos llame a Sí escuchemos de sus labios “Muy bien, siervo honrado y cumplidor. Entra en el gozo de tu Señor” (Mt 25,21). San Hugo de Lincoln, ruega por nosotros.