Scroll Top

Domingo de Pascua (Ciclo B)

BUSCAN A JESÚS DE NAZARET…HA RESUCITADO (MC 16,6).

¡Feliz día de Pascua! ¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado! El ángel dice a las mujeres: “No está aquí, ha resucitado” (Mc 16,6). Y dice el evangelista que quedaron sorprendidas. El final original del evangelio de Marcos —el primero en escribirse, según algunos biblistas— termina abruptamente con unas palabras que no leemos esta semana: “Ellas salieron del sepulcro asustadas” (Mc 16,8).

Esto nos da que pensar. ¿Por qué a nosotros no nos sorprende? ¿Estamos tan acostumbrados a oir que Cristo resucitó que ya no nos causa sorpresa alguna? ¿O acaso es que nos falta fe y creemos que se trata sólo de una historia bonita, un cuento más? San Pablo advierte a los corintios que no deben pensar así: “Si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es una ilusión” (1 Cor 15,17). Pero, sigue diciendo el Apóstol, Cristo ha resucitado, y Su resurrección nos apremia a proclamar al mundo entero esta razón de nuestra esperanza.

Al celebrar hoy esta fiesta de fiestas, recordemos que no sólo ha resucitado Cristo, sino que Su resurrección es prenda de la nuestra; que Él resucitará nuestros cuerpos mortales y los hará como el Suyo. Mientras esperamos gozosos el día en que por fin nos reuniremos con Él, proclamemos exultantes que Cristo ¡ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado! Que la alegría de la resurrección llene nuestros corazones hoy y siempre. Que Dios los bendiga.