Blog

Grove for Ghana

Grove for Ghana invita a su gala anual el 26 de octubre. Obtenga sus entradas después de la misa del domingo.
Read More

Mujeres de Emaús

Las mujeres de Emaús participaron en un desayuno y charla con el P. Luis el sábado 29 de septiembre.
Read More

Reverencia a la Eucaristía

HAY CIERTOS GESTOS que nos señalan como católicos, y la genuflexión es ciertamente uno de ellos. Ese pequeño doblar la rodilla no se usa casi nunca en la vida diaria. Para los católicos es un movimiento instintivo. El reservar la Eucaristía y darle reverencia fueron marcas de la práctica de la Iglesia desde los primeros siglos y en lugares tan distantes entre sí como Roma y el norte de África… Sabían entonces, como lo sabemos hoy, que Jesús está realmente presente en el Santísimo Sacramento, con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Esa presencia es duradera; y si lo es, hay que darle reconocimiento. Adorarlo… Si, como dice san Pablo, “al nombre de Jesús toda rodilla se doble, en el cielo, la tierra y el abismo” (Fil 2, 10), ¡cuánto más ante su presencia corporal! Hoy día nuestras iglesias guardan las hostias consagradas en una estructura llamada tabernáculo o sagrario… Por ley de la Iglesia, el tabernáculo debe ser fijo, construido de un material sólido u opaco, y cerrado para evitar totalmente cualquier riesgo de profanación”. “El tabernáculo deberá colocarse en un lugar visible, debidamente adornado y que conduzca a la oración”. De esto se desprende que la intención de la Iglesia es que el tabernáculo sea un lugar de culto divino. Y por eso hacemos lo que se espera de nosotros. Siempre que pasamos frente al tabernáculo, doblamos la rodilla derecha… Es una forma tácita y poderosa de enseñar la doctrina de la presencia real, y más elocuente que cien catecismos. Traducción del libro de Scott Hahn, Signs of Life (New York: Doubleday, 2009) Páginas 242,243, 244. Con permiso del autor.
Read More

Encuentro en la Palabra

Encuentro en la Palabra celebró un retiro dirigido por el P. Walter Chiesa, que nos visita desde Argentina. Gracias, P. Walter, por toda la ayuda que nos ha brindado durante su estadía con nosotros. ¡Vuelva pronto!
Read More

Monaguillos de la parroquia

Los Caballeros de Colón honraron a los monaguillos de la parroquia con una misa y premiación el 23 de septiembre. Su servicio es una bendición para todos.
Read More

El Rosario

“EN ADELANTE ME FELICITARÁN TODAS LAS GENERACIONES” (LC 1, 48). Cada vez que rezamos el rosario, hacemos que esta profecía se cumpla por lo menos cincuenta veces… El rosario es un método probado de oración meditativa. Por siglos los papas lo han recomendado, los santos lo han rezado a diario… Era la oración preferida del gran biólogo Luis Pasteur. A nivel humano, el rosario funciona porque envuelve toda la persona. Nos hace usar el habla y el oído. Ocupa nuestra mente y apela a nuestra emociones. Da trabajo a nuestros dedos... Si rezamos ante una imagen, alimentamos nuestra imaginación con el uso de otro sentido. La mejor manera de rezarlo es cuando dejamos de trabajar, de hacer varias cosas al tiempo y nos abandonamos como niños a este tiempo que vamos a pasar con nuestra Madre… Sin embargo, la experiencia del rosario es algo individual… No todos vamos a rezarlo sintiendo la misma emoción. A algunos nos cuesta más concentrarnos aun cuando usamos todos nuestros sentidos. No obstante, sería soberbia dejar el rosario simplemente porque no lo rezamos bien… El papa San Juan XXIII daba este consejo a los que se sentían fracasados por su falta de atención durante el rezo del rosario: …el único rosario “mal rezado” es aquel que no se reza. Traducción del libro de Scott Hahn, Signs of Life (New York: Doubleday, 2009) Páginas 227, 229, 230, 231. Con permiso del autor.
Read More

La Iglesia y los Santos

CUANDO LA GENTE HABLA de “la Iglesia”, todos sabemos a qué se refieren—o al menos creemos saberlo. Es la parroquia a la que asistimos los domingos que tiene buena predicación y buena música (o tal vez no). O es esa gran isntitución de la que formamos parte, que es un poco difícil de explicar y que a veces nos decepciona. [Pero] de la Iglesia que nos olvidamos a veces es la Iglesia del cielo… no una Iglesia o denominación diferente. La verdadera Iglesia, la Iglesia en la perfección que es su esencia. Es la Iglesia en que Jesús, la Santísima Virgen y los ángeles y santos viven, en la gloria del cielo. Y estamos unidos a ellos por la gracia, de la misma manera que ellos nos apoyan por el amor y ayudan a la Iglesia peregrina en la tierra a vivir cada vez más de la misma forma que ellos en el cielo. La Iglesia en sus tres estados (militante, purgante y triunfante)… es una sociedad perfecta… [Esa] perfección esencial no puede verse. Es celestial. No hay dos Iglesias, una del cielo y una de la tierra. Dios no separa a aquellos que ya han alcanzado la perfección de esta multitud de gentes ordinarias que calientan los bancos cada domingo. No, creemos en una Iglesia que es al mismo tiempo del cielo y de la tierra. En esa Iglesia los santos están presentes y a nuestra disposición. Son nuestra familia… Y quieren ayudarnos a ser santos como ellos, para que lleguemos con ellos a casa. Traducción del libro de Scott Hahn, Angels and Saints (New York: Image, 2014) Páginas 9, 10, 11. Con permiso del autor.
Read More