Scroll Top

Sexto Domingo de Pascua (Ciclo B)

AMÉMONOS UNOS A OTROS, PORQUE EL AMOR VIENE DE DIOS (1 JN 4,7).

Amor es una de las palabras más usadas y maltratadas en cualquier idioma. En inglés se usa con mucha frecuencia para expresar algo que nos gusta, lo que en español diríamos usando “me encanta”. Me encanta el helado, ese vestido, esa película. Pero ¿eso es amor? En cambio, si le decimos “te amo” a un ser querido, entonces nos acercamos a su verdadero significado.

San Juan nos dice claramente que “Dios es amor” (1 Jn 4,8). Y en su evangelio nos presenta una de las citas más usadas y reconocidas de toda la Escritura: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a Su Hijo único” (Jn 3,16). ¿Qué es, pues, el amor?

En el Evangelio de hoy Jesús nos invita —más bien, nos manda— amarnos unos a otros como Él nos ama (Jn 15,12), a permanecer en Su amor (15,9). Y como sabe que nos cuesta enteder lo que eso significa, nos dice que “nadie tiene amor más grande que el que da la vida por los amigos” (15,13). Ese es Su propio amor que se sacrifica, que no vacila ante la cruz porque quiere salvarnos.

El Señor nos eligió, no nosotros a Él, para que seamos testigos de Su amor, del amor del Padre. Nos envía a dar fruto. Que permanezcamos siempre en Su amor. Dios los bendiga.