ST. HUGH Catholic Church and School

Anótese

Anótese aquí para asistir a la Santa Misa.
CLIC AQUÍ

Transmisión en Vivo

Misa diaria – Inglés – 8:00 am
Domingo – Inglés – 10:30 am
Domingo – Español – 12:30pm
CLIC AQUÍ

Donar en Línea

St. Hugh le brinda la posibilidad de hacer su donativo en línea a través de Online Giving, tanto para su contribución semanal como para otras colectas parroquiales. Utilizamos estas tecnologías para el bienestar y crecimiento de nuestra comunidad.
CLIC AQUÍ

Boletín

Domingo 25º del Tiempo Ordinario (Ciclo A)
Septiembre 20, 2020
CLICK HERE

Newsletter

La Iglesia Católica St. Hugh respeta su privacidad y no divulgará ni venderá su nombre o dirección de correo electrónico a terceros.
CLIC AQUÍ

NORMAS PARA REUNIRNOS COMO COMUNIDAD

● Use las puertas designadas para Entrada y Salida y siga las instrucciones del ujier.

● Se requerirá el distanciamiento social con una separación de aproximadamente 6 pies entre las personas (excepto los miembros de una familia con el mismo hogar) al entrar y salir de la iglesia, al acercarse a recibir la comunión y regresar a su banco y mientras esté sentado en los bancos, que ya han sido marcados al efecto.

● Use una mascarilla y téngala puesta durante la misa. Quítesela solamente al momento de recibir la comunión.

● Tenemos desinfectante para las manos a la entrada de la iglesia. Por favor, úselo.

● No se tomen de las manos durante el Padre Nuestro ni intercambien el saludo de la paz.

● Les rogamos salir tan pronto termine la misa para poder desinfectar el templo.

● Al finalizar la misa, no se reúnan ni dentro ni fuera de la iglesia.

TRANSMISIÓN EN VIVO

Misa diaria
Inglés, 8:00 am

Domingo
Inglés, 10:30 am

Domingo
Español, 12:30 pm

Reflexión Dominical

Domingo 25º del Tiempo Ordinario (Ciclo A)

“¿Por qué tomas a mal que yo sea generoso?” (Mt 20, 15)

Es difícil para nosotros comprender la inmensa misericordia de Dios. Esta parábola pone de cabeza toda noción preconcebida de lo que es o no es justo. El paralelo a hacer del ejemplo de los que comenzaron a trabajar a última hora sería con el caso de un pecador que se arrepiente a la hora de la muerte. Nuestro sentido de justicia se rebela al pensar que alguien así pueda recibir la misma salvación que uno que siempre ha llevado una “buena vida”. Y sin embargo, el Señor a través de Isaías nos dice que Él es “rico en perdón. Mis planes no son sus planes, sus caminos no son mis caminos” (Is 55,8).

En vez de pensar con nuestra lógica humana, deberíamos dar gracias de que sea así. Porque todos estamos necesitados de la misericordia de Dios y solo Él puede leer el corazón. Solo Él conoce lo que llevamos dentro. Es mejor dejarlo todo en Sus manos.

En la Carta a los Filipenses, escrita desde la prisión, San Pablo nos dice a qué debemos realmente aspirar: a que, en vida o en muerte, Cristo sea glorificado en nosotros (cf. Fil 1,20). Escuchemos su consejo y llevemos una vida “digna del evangelio de Cristo” (Fil 1,27), alegrándonos con los ángeles por cada alma que alcanza la salvación. Que Dios los bendiga.


P. Luis R. Largaespada

Noticias

Por la parroquia

¡La imagen de San Hugo está aquí!
Después de una larga espera, las imágenes de San Hugo para la iglesia y la sacristía han llegado de Italia.

School News

On Friday, September 11th, the community of St. Hugh gathered to honor our grandparents in a special virtual Mass. A special thank you to Fr. Luis for his inspiring words and to our videographer, Ernie González, for organizing such a lovely video for our grandparents.

Por la parroquia

Ms. Emily Concepción 8th Grade Homeroom, Middle School Science

Ms. Melissa Capiro Middle School Accelerated ELA, Co-Moderator National Junior Honor Society

Mrs. Monica Cozza 6th Grade Homeroom, Middle School Social Studies

Los preceptos de la Iglesia

Aunque muchos piensan que la Iglesia tiene “demasiadas reglas”, en realidad, solo hay unas pocas obligaciones que estipulan requisitos mínimos para llevar una vida unida a Jesucristo. Estas normas se llaman preceptos o mandamientos de la Iglesia y son una especie de guía para ayudarnos en el camino al cielo.

El Catecismo de la Iglesia Católica (2041) dice: “Los mandamientos de la Iglesia se sitúan en la línea de una vida moral referida a la vida litúrgica y que se alimenta de ella. El carácter obligatorio de estas leyes positivas promulgadas por la autoridad eclesiástica tiene por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo”.

Los preceptos reflejan el mínimo que necesitamos hacer. Pero siempre es posible ir más allá del mínimo, como hicieron los santos que son ejemplo de que hombres y mujeres pueden vivir “virtudes heroicas”.

Éstos son, en breve, los preceptos tal como aparecen en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, No. 432. No se nos dan para oprimir sino para llevarnos a una eternidad de paz y felicidad.

Los preceptos de la Iglesia son cinco: 1) Participar en la Misa todos los domingos y fiestas de guardar, y no realizar trabajos y actividades que puedan impedir la santificación de estos días. 2) Confesar los propios pecados, mediante el sacramento de la Reconciliación al menos una vez al año. 3) Recibir el sacramento de la Eucaristía al menos en Pascua. 4) Abstenerse de comer carne y observar el ayuno en los días establecidos por la Iglesia. 5) Ayudar a la Iglesia en sus necesidades materiales, cada uno según sus posibilidades.

Philip Kosloski, Did you know Catholics have a small number of obligations?
Sacado de Aleteia.com, 20 de agosto de 2020. Con permiso

Conozca los Santos

San José de Calasanz (1556-1648)

La educación pública tal como la conocemos no es fruto de la acción del gobierno, sino de un santo: José de Calasanz, quien fundó la primera escuela gratuita de Europa. Cuando trabajaba preparando niños para recibir los sacramentos, descubrió que en una parroquia pobre en Roma el sacerdote también los enseñaba a leer y escribir, y esto le sirvió de inspiración.

Cinco años después de su llegada a Roma fundó con otros dos sacerdotes la primera escuela gratuita para pobres. Además del catecismo, les enseñaba matemáticas y ciencias, un concepto innovador para la época. El Padre José fundó la orden de las Escuelas Pías, también conocidos como Escolapios.

Los poderosos no estaban de acuerdo con su obra, pensando que enseñar a los pobres traería desorden social. Las discusiones dentro de la comunidad y la oposición de los de afuera hizo que la orden fuera disuelta en 1646. José de Calasanz murió dos años más tarde, a los 90 años, antes de que la orden fuera restablecida en 1656. El fundador fue canonizado en 1767 y es el patrono de las escuelas cristianas.