LA PROCESIÓN DE ENTRADA

LA PROCESIÓN DE ENTRADA

Todas las partes de la misa son importantes, y esta comienza con la procesión de entrada. Con el sacerdote y los ministros nos acercamos “al altar de Dios, al Dios, gozo de mi vida” (Salmo 43,4). Nos ponemos de pie con respeto y al hacerlo es como si estuviésemos entrando al cielo.