La Virgen de la Caridad

La Virgen de la Caridad

A principios del siglo XVII una hermosa imagen de la Madre de Cristo apareció flotando en las aguas de la Bahía de Nipe, Cuba, después de una tormenta. La imagen estaba sobre una pequeña tabla y tenía un letrero que decía: YO SOY LA VIRGEN DE LA CARIDAD. Tres campesinos que habían ido a buscar sal la recogieron y llevaron a un pequeño pueblo llamado Barajagua. Unos años más tarde fue llevada a la parroquia de El Cobre; pero la imagen siempre desaparecía de allí y tenía que ser devuelta a su lugar. Una joven llamada Apolonia insistía en que había visto la imagen en el cerro de El Cobre. Después de un tiempo de oración, los habitantes del pueblo vieron un resplandor en el cerro y construyeron una pequeña ermita a donde trasladaron la imagen. Allí se construyó luego el Santuario Nacional de El Cobre, donde muchos peregrinos la visitan constantemente para orar ante ella y pedir su protección en tiempos de peligro y necesidad.

La venerada imagen de la Virgen llegó a esta ciudad de Miami en 1961, acompañando a sus hijos en medio del dolor del exilio. En pocos años, y cuando muchos aún no tenían casa propia -como siempre recordara Mons. Román- fueron capaces de erigirle una Ermita que es lugar de acogida para todos, centro de encuentro con Dios a través de su Madre. Este año mostraremos una vez más ese mismo amor y devoción a Nuestra Señora de la Caridad, patrona secundaria de esta Arquidiócesis, reuniéndonos para celebrar la Eucaristía en el día de su fiesta, 8 de septiembre y rezando como comunidad por nuestros hermanos de Cuba, por la libertad, por los presos políticos y por la paz del mundo.¡Los esperamos!

0 Comments