Las dos partes de la Cuaresma

Las dos partes de la Cuaresma

LA CUARESMA TIENE MULTIPLES DIMENSIONES que no son siempre perceptibles. Tradicionalmente, la Iglesia ha dividido este santo tiempo en dos partes para ayudarnos a contemplar dos realidades espirituales diferentes.

La primera comienza el Miércoles de Ceniza, conocida en la liturgia como el “comienzo del ayuno”, y termina el sábado antes del quinto domingo de Cuaresma. La segunda, conocida como Tiempo de Pasión, desarrolla por anticipado el drama pascual, proponiendo a consideración los sufrimientos de Cristo más que los sentimientos de penitentes y catecúmenos.

Dicho de otro modo, la primera mitad de la Cuaresma se dirige a “nosotros”, a nuestros pecados y a la necesidad de arrepentirnos, y nos ayuda a renovarnos interiormente para recibir la luz de Cristo en nuestros corazones y nuestras vidas. La segunda mitad nos lleva a contemplar los sufrimientos de Cristo, y nos ayuda a comprender las consecuencias de nuestros pecados y el gran amor de Jesús por nosotros, al tiempo que nos da la oportunidad de meditar más específicamente en la pasión del Señor.

La Iglesia en su sabiduría comprende que necesitamos temas espirituales específicos para meditar durante la Cuaresma y preparar gradualmente nuestros corazones para la gran fiesta de la Pascua, cuando Jesucristo conquistó el pecado y la muerte y nos abrió las puertas del Cielo.

Philip Kosloski, Did you know Lent is traditionally divided into two parts?
Original en Aleteia.org, 30 de marzo, 2019. Con permiso

0 Comments