Los preceptos de la Iglesia

Los preceptos de la Iglesia

Aunque muchos piensan que la Iglesia tiene “demasiadas reglas”, en realidad, solo hay unas pocas obligaciones que estipulan requisitos mínimos para llevar una vida unida a Jesucristo. Estas normas se llaman preceptos o mandamientos de la Iglesia y son una especie de guía para ayudarnos en el camino al cielo.

El Catecismo de la Iglesia Católica (2041) dice: “Los mandamientos de la Iglesia se sitúan en la línea de una vida moral referida a la vida litúrgica y que se alimenta de ella. El carácter obligatorio de estas leyes positivas promulgadas por la autoridad eclesiástica tiene por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo”.

Los preceptos reflejan el mínimo que necesitamos hacer. Pero siempre es posible ir más allá del mínimo, como hicieron los santos que son ejemplo de que hombres y mujeres pueden vivir “virtudes heroicas”.

Éstos son, en breve, los preceptos tal como aparecen en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, No. 432. No se nos dan para oprimir sino para llevarnos a una eternidad de paz y felicidad.

Los preceptos de la Iglesia son cinco: 1) Participar en la Misa todos los domingos y fiestas de guardar, y no realizar trabajos y actividades que puedan impedir la santificación de estos días. 2) Confesar los propios pecados, mediante el sacramento de la Reconciliación al menos una vez al año. 3) Recibir el sacramento de la Eucaristía al menos en Pascua. 4) Abstenerse de comer carne y observar el ayuno en los días establecidos por la Iglesia. 5) Ayudar a la Iglesia en sus necesidades materiales, cada uno según sus posibilidades.

Philip Kosloski, Did you know Catholics have a small number of obligations?
Sacado de Aleteia.com, 20 de agosto de 2020. Con permiso