María, nuestra Madre

María, nuestra Madre

MARÍA, LA MADRE DE DIOS, es también nuestra madre. De la misma forma en que María nos da a Jesús por la gracia de Dios, Jesús a su vez entregó a María a la Iglesia cuando dijo al discípulo amado: “Ahí tienes a tu madre”. (Jn 19, 27)… Por el don de la maternidad de María, el cristiano recibe a la madre de Dios “en su propia casa”.

Cristo, en el Calvario, entrega a su madre personalmente a cada uno de nosotros en la persona del discípulo amado… No importa qué tan perdidos estemos, cuántas contradicciones encontremos, cuántos problemas enfrentemos, nos sostiene la esperanza de saber que tenemos una madre que nos ama con un amar constante e incesante. Podemos hacer frente a cualquier cosa que nos suceda porque María es nuestra madre.

Para ser totalmente humanos necesitamos una madre que nos ame que es la madre de Dios. Jesús lo sabía cuando, desde la cruz, se la entregó al discípulo amado y, al hacerlo, se la entregó a la Iglesia hasta el fin de los tiempos. Por su parte, María al amarnos nos da a Jesús.

Fr. Peter John Cameron, O.P

0 Comments