¿Por qué el sacerdote besa el altar?

¿Por qué el sacerdote besa el altar?

Antes de celebrar la misa, el sacerdote (y el diácono) se acercan al altar y lo besan. ¿Qué significa esta antigua costumbre?

La costumbre de besar objetos santos ha sido parte de muchas religiones en todo el mundo por siglos. Al desarrollarse la liturgia, los cristianos adaptaron costumbres de su propia cultura y le dieron nuevo significado.

La importancia del altar viene del Santo Sacrificio de la Misa que se celebra en él. Está dedicado específicamente para este propósito y el obispo lo consagra cuando se instala en una iglesia nueva. La ceremonia de consagración se parece al Bautismo, pues el obispo usa los santos óleos para bendecir el altar y lo reviste de un mantel blanco.

Simbólicamente el altar representa a Jesucristo, “piedra angular” de la Iglesia (cf. Ef 2,20). A lo largo de la historia de la liturgia, el sacerdote a veces besaba el altar antes de bendecir al pueblo como símbolo de que la bendición viene de Dios y no de él. Con el tiempo se colocaron reliquias de los santos en el altar, de modo que cuando el sacerdote lo besa, besa también las reliquias.

El besar el altar reconoce que este tiene un papel privilegiado en relación con el sacrificio divino de Jesucristo.

Philip Kosloski, This is why the priest kisses the altar at Mass.
Sacado de Aleteia.com, 26 de julio, 2017. Con permiso.