¿Por qué ofrecer misas por una intención?

¿Por qué ofrecer misas por una intención?

La misa es la más poderosa de las oraciones y es una forma muy efectiva de orar por nuestros seres queridos. Ofrecer una misa por ellos es una antigua tradición.

La misa puede ofrecerse por familiares, amigos o por cualquier intención, pero la que se ofrece por los difuntos es muy poderosa. Las almas del Purgatorio no pueden rezar por sí mismas, y dependen de las oraciones y buenas obras de los que aún viven para acelerar su entrada al Paraíso. De hecho, muchas almas se han aparecido pidiendo a sus familiares que se ofrezca misa por ellas para salir del Purgatorio.

Pedir una misa por una intención especial es muy fácil, basta llamar a la oficina parroquial. Es costumbre dar un pequeño donativo cuando se pide una misa por una intención especial, destinado a ayudar a la parroquia. Pero esto no es un “pago”. El valor de la misa es infinito y no puede pagarse con nada.