Porqué seguir haciendo la Comunión Espiritual

Porqué seguir haciendo la Comunión Espiritual

uestro deseo por la Eucaristía y recibir sus gracias aunque no podamos recibirla físicamente. En los últimos meses, la pandemia ha hecho revivir la práctica de la comunión espiritual—el acto de pedir y desear que Jesús venga a nuestra alma como si lo estuviésemos recibiendo… Ahora que hemos empezado a asistir a misa de nuevo, nos viene la tentación de guardar esta devoción “hasta la próxima crisis”.

Pero la comunión espiritual también puede hacerse los días que uno asiste a misa y recibe sacramentalmente. Más que un simple sustituto para la recepción de la Eucaristía, la comunión espiritual intensifica nuestro deseo por este sacramento y hace que el recibirlo dé aún más fruto.

Con la experiencia del poderoso efecto de esta práctica, Santa Teresa de Jesús (de Ávila) aconseja: “Cuando no recibas la comunión ni asistas a misa, puedes hacer una comunión espiritual, que es una práctica muy beneficiosa por la que el amor de Dios quedará impreso en ti”.

La comunión espiritual no es solo para circunstancias extraordinarias o los tiempos de pandemias. Es para todos los tiempos.

Quang D. Tran, SJ, Don’t abandon Spiritual Communion if you are back at Mass
Sacado de Aleteia.com, 12 de agosto, 2020. Con permiso.