Porqué usamos flores en la misa

Porqué usamos flores en la misa

En muchas iglesias, las flores son las decoraciones más utilizadas. Se pueden encontrar rodeando el altar, o frente a estatuas y otras obras de arte prominentes. Y aunque pueden parecer una «idea de último momento», la Iglesia tiene reglas con respecto al uso de las flores, que tienen un simbolismo espiritual específico.

La Instrucción General del Misal Romano dice en su párrafo 305: “Los arreglos florales sean siempre moderados, y colóquense más bien cerca de él, que sobre la mesa del altar”.

Las flores sirven para recordarnos la belleza de la creación de Dios y están destinadas a expresar alegría; por eso su uso es restringido durante los tiempos penitenciales de Adviento y Cuaresma. Pueden usarse moderadamente durante el Adviento, de manera que no se anticipe la alegría plena de la Navidad. En cambio, durante la Cuaresma se prohibe adornar el altar con flores, excepto el domingo Laetare (4o de Cuaresma) y durante las solemnidades y fiestas que ocurran durante dicho tiempo.

Las flores también nos recuerdan la vida espiritual y las virtudes que debemos adquirir dentro de nuestros corazones. Son emblemas de esa inocencia y santidad que derivamos de Cristo, el Sol de Justicia.

Philip Kosloski, ¿Por qué las flores son tan importantes en la misa?
Adaptado de Aleteia.com, 20 de julio, 2020. Con permiso