Sub Tuum

Sub Tuum

Esta oración, conocida en latín como Sub tuum Praesidium, aparece por primera vez en un papiro griego alrededor del 300 dC y es la oración más antigua dirigida a la Virgen.

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no desprecies las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!