Tres consejos para hacer la Señal de la Cruz

Tres consejos para hacer la Señal de la Cruz

Esta antigua devoción que comenzó con los cristianos de los primeros tiempos, continúa hasta nuestros días. Y con todo, es relativamente fácil perder de vista cuál es su propósito y hacer la señal de la cruz descuidadamente, sin que sea una verdadera oración. Hágala devotamente, con frecuencia, abiertamente.

1. Devotamente: ¿Cuántos hacemos la señal de la cruz a toda prisa y sin pensarlo? Trate de hacerlo un poco más despacio, con más decisión, recordando el sacrificio de Jesús en la cruz.

2. Frecuentemente: La señal de la cruz debe ser parte de nuestra rutina diaria, no solo cuando oramos, sino durante nuestros deberes diarios. Con esto santificamos cada momento del día y lo ofrecemos a Dios.

3. Abiertamente: Con esta señal proclamamos que somos cristianos y que nos avergonzamos de la Cruz y de las humillaciones sufridas por nuestro Dios y Salvador crucificado. Hacer la señal de la cruz puede llamar la atención y por eso dudamos de hacerla, especialmente en público. Seamos valientes en profesar nuestra fe cristiana dondequiera que estemos.